Top Logotipo PTS-USB

Noticias del PTS

Quince años haciendo comunidad. Tal es el lema que la Asociación Civil Comunidad Camurí Grande escogió para celebrar sus tres lustros de vida.

 

El festejo será un encuentro para crecer juntos, dice la tarjeta de invitación. Una tarde, el viernes 10 de julio desde las 12 del mediodías hasta las 5 pm, en la que en la sede del Centro Comunitario Camurí Grande, se presentarán grupos culturales de la parroquia Naiguatá, y habrá colchones inflables para los niños, una feria de comida elaborada por la comunidad, un concierto de la Orquesta Típica Núcleo Naiguatá y la participación y reconocimiento al profesor Ricardo Díaz, orgullo de esa parroquia varguense.  

 

La Asociación Civil Comunidad Camurí Grande es una Organización No Gubernamental sin fines de lucro creada en enero del año 2000, con el propósito de contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de la Parroquia Naiguatá, quienes en diciembre de 1999 fueron víctimas del deslave ocurrido en el Estado Vargas. La asociación fue fundada por  pobladores de Camurí Grande, la Iglesia Católica, el Club Camurí Grande, la Universidad Simón Bolívar Sede Litoral, las residencias vacacionales Oceanía I, Oceanía II y Oceanía III, a los que luego se le sumaron las residencias Oasis Camurí, Costa Esmeralda, Jardín Camurí, Cariley, Aguaribay, La Playa y Miramar; la Asociación de Comerciantes de Naiguatá y la Fundación Playa Azul. 

 

La ACCCG asumió como tareas primordiales la reconstrucción  y rehabilitación de los servicios públicos de la comunidad y la promoción de un modelo de desarrollo local comunitario, creativo, innovador, dinámico y flexible, con el fin de reactivar económica y socialmente a la zona mediante la creación y el impulso de iniciativas y organizaciones que trabajan mancomunadamente, integradas en una red social. Entre estas iniciativas se encuentra el Centro Comunitario Camurí Grande (CCCG), el Centro de Educación Inicial Comunidad Camurí Grande (CEICCG) y el Núcleo Orquestal Coral Naiguatá (NOCN).

 Elsa Pilato / Departamento de Información y Medios USB

La preocupación por la detección de algunos casos de leishmaniasis cutánea entre trabajadores de la USB que habitan en Turgua, llevó a la universidad a diseñar un plan de acompañamiento educativo para ofrecer a esa comunidad del Municipio El Hatillo las herramientas para conocer, divulgar y prevenir la enfermedad.

Foto: Los participantes observaron muestras de telas y diseños para mosquiteros.

El segundo taller se realizó con trabajadores uesebistas y vecinos de Turgua para explicarles en qué consiste la enfermedad, cómo se transmite y qué se puede hacer para evitar contraerla. La profesora Jazzmin Arrivillaga, del Laboratorio de Ecología molecular, insectos vectores y salud ambiental, informó que los talleres corresponden a la primera fase del programa que consiste en establecer los vínculos con representantes de la comunidad, organismos municipales y de investigación. “En la segunda fase, las personas que quieran participar de forma voluntaria recibirán formación para identificar el vector, conocer el comportamiento del insecto, hacer labores de monitoreo y dar alerta a las autoridades sanitarias. El objetivo es que la comunidad cuente con una plataforma de conocimiento sobre la leishmaniasis cutánea”.

La profesora Solange Issa, entomóloga y miembro de la Comisión Turgua, conformada para darle seguimiento al uso de los terrenos de la Universidad en la zona, señaló que el programa fue impulsado por la Coordinación del Rectorado y el Rectorado a raíz de la identificación de algunos casos de leishmaniasis cutánea entre jardineros.

Arrivillaga indicó que se tuvo conocimiento de seis obreros con tratamiento para leishmaniasis cutánea, todos hombres y habitantes del sector San José de Turgua. “Al primer taller asistieron otras personas que manifestaron haber estado en tratamiento y ya estaban clínicamente curados”.

Como parte del programa, el martes 28 de octubre se llevará a cabo, a las 9 de la mañana, en el Paraninfo de la Casa Rectoral, el Simposio sobre leishmaniasis cutánea, que contará con la participación de científicos y autoridades sanitarias.

Zoonosis endémica

La leishmaniasis es una zoonosis (enfermedad o infección que se da en los animales y que es transmisible al hombre en condiciones naturales) endémica en Venezuela. En su variante cutánea, el parásito (leishmania) produce úlceras en la piel que aparecen cerca de donde ha picado el flebótomo, el mosquito conocido también como palomilla, pují, angoleta o plaga del perro. Murciélagos, roedores, zorros, perezas y perros pueden ser afectados por la enfermedad. “En los bosques la leishmania circula entre los animales, al ocurrir las deforestaciones y el cambio de uso de las tierras, el hombre entra en el ciclo porque los animales huyen y el insecto busca otra fuente de alimento entre los humanos que viven o frecuentan la zona”, explicó Arrivillaga.

Alquiler de Espacios